Copyright

Revista Impulso #8

Todo lo que te interesa

¿Es posible tratar las várices?

     Las varices (singular variz o várice) son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (Insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores. Las várices se forman cuando las válvulas venosas no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas, haciendo que se dilaten. Las varices se pueden encontrar en otros sitios como el esófago (várices esofágicas), región anal (hemorroides o almorranas (venas abultadas de la zona del ano que al producirse esta enfermedad se ven a simple vista desde el exterior) o en testículos (varicocele).


FACTORES DE RIESGO

· La herencia: Las personas con antecedentes familiares de varices tienen dos veces más probabilidades de padecerlas que las que no los tienen.

· La predisposición constitucional: Una debilidad generalizada del tejido conectivo implica una pérdida de tono de las paredes de las venas, que facilita la aparición de varices.

· La edad: Con la edad aumenta el riesgo de padecerlas.

· El sexo: Las mujeres las padecen con mayor frecuencia que los hombres, lo que parece estar relacionado con factores hormonales.

· La obesidad: Se ha comprobado que las personas obesas tienen el doble de posibilidades de tener varices que las de peso normal. El sobrepeso incrementa la incidencia al aumentar la cantidad de sangre que llega a las piernas y que debe ser evacuada por las venas.

· El estreñimiento: La dificultad para defecar obliga a permanecer más tiempo sentado en el servicio, y a realizar mayores esfuerzos para expulsar las heces. Estos esfuerzos hacen que aumente la presión dentro del abdomen, por lo que también aumenta en las venas abdominales, lo que dificulta la salida de la sangre de las piernas y, por tanto, incrementa el riesgo de padecer varices.

· Los anticonceptivos: Producen retención de líquidos y, por lo tanto, mayor volumen sanguíneo.

· El embarazo: Las varices aparecen con mayor frecuencia durante el embarazo debido a varios factores y, especialmente, por los cambios hormonales, la presión del útero sobre los grandes vasos, y el aumento de peso.

· La falta de ejercicio: La falta de actividad de los músculos de las piernas hace que estos no colaboren para empujar la sangre hacia el corazón.

· Tipo de trabajo: Los trabajos en los que se tenga que permanecer mucho tiempo de pie hacen que la sobrecarga sea mayor.

DIAGNOSTICO

· El diagnóstico de las varices debe llevarse a cabo después de un cuidadoso estudio clí­nico realizado por un especialista y un detallado examen mediante ecografí­a doppler, que analice tanto las venas profundas como superficiales de ambas piernas. El eco-doppler combina una ecografí­a con el efecto doppler, lo cual permite realizar una exploración morfológica y hemodinámica de las venas en todos los trayectos superficiales y profundos de las extremidades. Con este examen se puede ver si hay una insuficiencia valvular, si existen trombos o cualquier otro tipo de incidencia vascular. Es muy fiable pero su interpretación debe correr siempre a cargo de un profesional.

· Las arañas vasculares, por otro lado, se pueden diagnosticar con una simple exploración visual y de palpación de la zona. Existe una herramienta denominada transiluminador que nos puede servir de apoyo, ya que permite ver con claridad las venas a través de la piel.

· En casos más severos o atí­picos existen otro tipo de pruebas diagnósticas que se pueden realizar, como la flebografí­a (radiografí­as que se hacen tras poner una inyección de contraste en las venas), angioresonancia magnéticas o el angioTAC.

TRATAMIENTO

· La gran ventaja de este tratamiento en comparación con otros procedimientos es que la escleroterapia con espuma puede utilizarse para todo tipo de varices, pues podemos adaptarnos a cada situación particular ya que existen muchas variables a tener en cuenta.

· El tratamiento, para que sea efectivo y duradero, deberá realizarse en varias sesiones. El número total de sesiones dependerá de cada caso. Es importante mantener un control una vez han desaparecido las varices visibles ya que en ocasiones pueden existir venas no visibles que potencialmente pueden acabar dilatándose.

· Para iniciar el tratamiento no se requiere ayuno ni ninguna preparación específica. Los pacientes que siguen tratamiento con antiagregantes (Aspirina, Clopidogrel o similares) o con anticoagulantes (Sintrom) no es necesario que suspendan su tratamiento.





Drogas: Entre la justicia el Mito y la penalidad

Mientras Bolivia cierra el año entre escandalosos casos de corrupción y marchas por la pronta re estructuración del Órgano Judicial, la pobreza nuevamente toma rostro en una de las prisiones del país.


La ley 1008 no sólo prohíbe sustancias de conocimiento común como cannabis o cocaína, la clefa es también una sustancia prohibida.


Patricia Chulver Benítez
Artista, Comunicadora Social. 
Actualmente en proceso de especialización sobre Política de Drogas
Directora general de Acción Semilla 
Recientemente becaria del Instituto Transnacional- Drogas y Democracia (TNI) 
en  Amsterdam -Holanda

Uno entre miles de casos en un penal del país, refleja la enorme necesidad de hacer una diferenciación entre penalidad y salud pública, pues cuando de “drogas” se trata, los adolescentes en situación de calle pueden verse expuestos a sanciones inhumanas e irracionales bajo el pretexto de resguardar la seguridad y la salud pública.

Esta es la historia de una persona privada de libertad que lleva años penando una gran sentencia por unos cuantos botes de clefa. Del caso nos vemos impedidos a dar detalles, sin embargo saltan a la luz la vulnerabilidad de los actores en situación de abandono y la falta de preparación en los operadores de Justicia al momento de dar tratamiento a casos por la Ley 1008.

Una mezcla del exacerbado positivismo legal que acompaña a los operadores de justicia, más un sistema que “si no es corrupto no encuentra ningún beneficio en hacer valer la ley”, son hoy en día la síntesis de nuestro sistema judicial y si hablamos específicamente de la Ley 1008 la cosa se pone peor

Tristemente nuestra política de drogas es una de las más retrasadas en el mundo. La cantidad de violaciones a los Derechos Humanos a partir de políticas que basan su lucha a las drogas estrictamente desde una aplicación penal y no desde la salud pública (Caso de Bolivia), sólo han incrementado la sobrepoblación de usuarios[1] y micro traficantes en las cárceles[2]

Estigma
Desde un enfoque de salud, nunca será bueno recomendar el uso de ningún tipo de sustancia para mejorar o acompañar ciertos aspectos de la vida, sin embargo asumir que los consumos culturales o subculturales existen es clave si queremos combatir en serio el problema del consumo problemático y/o la economía de sustancias ilícitas

Dada la gran desinformación sobre sustancias y consumos, existe la enorme confusión entre: uso y consumo problemático, consumo problemático y criminalidad. 

El mercado de las sustancias ilegales es demasiado amplio y las razones por las que sus actores se implican son siempre muy diversas. 

En el caso de consumos:
Desde el consumo de psicofármacos[3] (ya sea bajo receta o con el objeto de la automedicación), hasta las sustancias psicoactivas [4] utilizadas por una gran mayoría en el mundo (ya sea para divertirse o para mejorar su productividad); Los consumos varían dependiendo del contexto, la sustancia y el individuo.

  • El uso lo determina un usuario que tiene el hábito de consumir cierta sustancia y a la vez es productivo para su sociedad.
  • El consumo problemático deriva del abuso del usuario hacia cierta sustancia que puede terminar en una adicción o (en muy contados casos) una enfermedad mental.
  • El consumo ligado a la cirminalidad En Bolivia está relacionado más a factores sociales de extrema pobreza, y en los países en los que el consumo es prohibido la criminalidad está ligada a la sustancia y no en sí a las acciones del individuo para con sus sociedad

Tildar entonces a todos de “Enfermos” o “maleantes” es sencillamente equivocado, de hecho el porcentaje de consumo de drogas ligado a la criminalidad en el mundo, estadísticamente es mínimo.

Por otro lado está el tema de la economía que este mercado genera, (Porque si no existiera consumo, no habría mercado, pasa lo mismo a nivel local). 

Con los micro traficantes, mulas y otros actores de la cadena el estigma es peor. La criminalización y el fetiche de “Tony Montana” (Tal y como ocurrió en los 70’s), hacen que la mula o el agricultor sean reducidos y castigados al nivel de los más grandes criminales. 
En la práctica se omite por completo su situación de individuos que simplemente pelean por su familia o por sus tierras entre mafias, carteles o la misma militarización de su zona y terminan viéndose coptados en una terrible área gris del gran mercado de las drogas ilegales en paraísos como el nuestro.

Este es el daño que se está produciendo sobre determinados sectores (pequeños pero latentes)[5] de la población al no establecer diferencias entre penalidad y salud pública. Este daño sólo podrá seguir siendo reproducido a menos que se anteponga el pensamiento racional y se inicie el análisis profundo y re educación sobre lo que es real y lo que es un mito en torno a consumos, sustancias y la política de drogas que a estas instancias rige. 

Penalidad
El argumento legal en la figura penal positivista, presume y castiga a todo aquel relacionado a sustancias ilegales como “al cabecilla de una multimillonaria mafia de tráfico transnacional de drogas”, la imagen real de la víctima del proceso se ve empañada y oscurecida por una ficción que conviene al mismo sistema porque le es más fácil tomar el tema como viene (y como siempre vino, de la mano de la des información y el estigma).

La realidad de los adolescentes en situación de calle, que viven en abandono y abuso es muy distinta a la de un traficante mayor. 

Las personas que tienen algún tipo de relación con drogas ilegales, sufren un tipo de discriminación diferente, totalmente enraizada en esquemas morales trascendidos desde la cuna por generaciones y fortalecido por sistemas de control social. 

Nuestra actual legislación y cómo se aplica no es casual, resulta de la histórica influencia de las elites al servicio del liberalismo que desde 1900 en América Latina, influyeron a nivel internacional para que se inicien procesos para penalizar consumos ancestrales como el de la hoja de coca (visto entonces como un hábito de países retrasados dada la coyuntura industrial de los países nórdicos; y “nuestro” intento por alcanzar esos niveles de “Civilización”)

Si tomamos en cuenta de que de manera progresiva se han ido acentuando daños relacionados a la comercialización ilícita y consumo problemático de drogas, a partir de la militarización y encarcelamiento de los individuos, advertiremos que entre consumo, consumidores y sustancias muchas veces no existen paralelismos, por tanto no deberían ser clasificados ni penados de la misma manera.

La realidad del consumidor de clefa es muy diferente a la realidad del consumidor de cannabis o el consumidor de cocaína. Y si bien estamos acostumbrados al “Droga es droga y por ser ilegal debe pagarse con condena”, quizás cambiar nuestro enfoque puede resultar más sano. 
Salud Pública
Cuando se atisba la realidad de las sustancias y toda su dinámica hasta llegar al usuario, se descubren mitos y realidades que trascienden el arquetípico objetivo al que las leyes pretenden llegar dando como respuesta a todo la sanción penal.

ES POR ESTO QUE DEBERÍA HACERSE UNA DISTINCIÓN ENTRE SALUD PÚBLICA Y PENALIDAD 

La clefa, la cannabis y la cocaína son elementos diferentes; se consumen diferente y sus entornos también divergen. Si bien los usuarios en situación de calle presentan “policonsumo”, para ell@s consumir cannabis y más aún cocaína es muy difícil por su costo, lo que da como perfectos sustitutos la clefa y la pasta base, sustancias con un potencial mucho más destructivo y adictivo por el bajo costo de su elaboración y cuya relación con la criminalidad es directa por el nivel de adicción que pueden producir. Sin embargo, de tomarse estos problemas sociales como de salud pública y no de seguridad (y menos morales), el espectro en relación la calidad de vida (“Suma Qamaña”) de las personas involucradas con drogas, sería totalmente diferente.

El discurso de la seguridad es un excelente método de control social, que simplemente busca mantener Statu Quo por comodidad más que por eficacia.

Actualmente el consumo problemático está totalmente excluido del enfoque de Salud Pública en Bolivia, es por esto que si nuestro joven acusado y sentenciado por clefa hubiera tenido la oportunidad de ser juzgado de manera diferente, estaría recibiendo algún tipo de apoyo integral en vez de estar pagado una condena nivel “Barbas chocas”.

Prevención: Un discurso limitado para un modelo en decadencia 
El acercamiento más visible entre drogas y salud pública se encuentra en la prevención, sin embargo la prevención como modelo, tiene una eficacia dudosa, un rango de acción limitado y dadas sus raíces morales, actualmente en el campo científico sólo genera escepticismo.

Reducción de daños una nueva alternativa
Otros modelos para enfrentar y reducir daños en torno al problema de las adicciones se dan lugar en Europa, con proyectos centrados en políticas públicas como los “centros de usuarios” o “User Room” (Ámsterdam - Holanda) que acogen a adictos y les brindan el ambiente necesario para tener un consumo regulado y seguro. Contemplan así de forma integral al individuo brindándole también la opción de refugio y oportunidad de trabajo.

Otra opción que ha demostrado ser efectiva en torno a proyectos centrados en políticas públicas es el Instituto Trimbos de Salud Mental y Adicciones (ciudad de Utrecht – Holanda) Su objetivo es reducir el nivel de abuso para que la gente sea más capaz de hacer su vida de forma funcional. “Hay demasiado tratamiento en lo que respecta a ‘Abstinencia’, pero no hay mucho tratamiento en el campo de reducción de uso de sustancias, así que pienso que ambos son necesarios no sólo porque no todo el mundo puede ser abstemio, sino porque es más un tema de elección” Afirma el director del centro en tanto a lo que respecta el sistema de Reducción de daños. “Si la gente puede utilizar una sustancia sin que signifique un problema de salud pública encuentro en esta propuesta una opción bastante justa “.

Acción Semilla y su papel en el debate sobre política de Drogas 

Hablar de política de drogas no implica hablar de legalización 

Acción semilla es un colectivo civil autosustentable, que nace con el objetivo de analizar los daños ocasionados por la actual aplicación de nuestra política de drogas y construir opciones en base a la observación de nuestra propia realidad para reducir esos daños

Como el tema es delicado nosotros también nos vemos sujetos a estigma, sin embargo queremos que en nuestro país se estudie de manera seria y objetiva el fenómeno de las drogas para llegar a políticas más reales y menos arquetípicas.

En nuestra actividad del año produjimos un serie de videos testimoniales que abordan el tema de consumo y penalidad (Ver canal en Youtube Acción Semilla); sacamos un revista informativa denominada Toxicomanía y por último tuvimos dos importantes talleres formativos en el exterior. 

En Octubre estuvimos en Amsterdam -Holanda con una beca en el “Programa de Política de Drogas para Latinoamérica y el Caribe” gracias al Instituto Transnacional- Drogas y Democracia (TNI) y en Noviembre nuevamente salimos becarios para la conferencia REFORM, dictada en Washington por la Alianza de Política de Drogas (DPA)

No mentimos ni exageramos cuando decimos que a Bolivia le falta mucho cuando de política de drogas se habla. Tener una mente dispuesta a recibir nueva información es clave

Así como Uruguay planteó su propio modelo de regulación a partir de un análisis real y profundo de sus problemas, (incluyendo el tema de Reducción de daños a los adictos de pasta base mediante el uso terapéutico de cannabis), estamos seguros de que Bolivia podrá llegar a políticas públicas más adaptables a nuestra realidad si sólo incentivamos estudios serios al respecto. Si logramos separar de nuestro imaginario colectivo el mito de que las sustancias tienen una relación directa con la criminalidad (o las enfermedades mentales) y logramos darle un enfoque de salud pública y reducción de daños más científico y menos moral. 

La reivindicación de nuestra hoja de coca fue un paso histórico, gigante. Aboguemos por la crítica constructiva y la libre información.

[1] La reducción de daños concibe al usuario como el consumidor productivo promedio que no implica ningún problema para la sociedad 
[2] Tenemos la tercera tasa crítica regional de hacinamiento carcelario que asciende al 286% después de Haití y Salvador, 26% en Bolivia relacionada a la Ley 1008 – Fundación Construir- 
[3] Agente químico que actúa sobre el sistema nervioso central, lo cual trae como consecuencia cambios temporales en la percepción, ánimo, estado de conciencia y comportamiento – Fuente: Wikipedia 
[4] Estas sustancias son capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones.- Observatorio de Drogas de Colombia 
[5] No se sabe la cantidad exacta de consumidores de ciertas sustancias pues existe contradicción entre datos e instituciones la única fuente legítima del el estado es el CONALTID cuyo último estudio de prevalencia de consumo, dio índices ínfimos, menores al 1% de consumo de marihuana y otras sustancias ilícitas

Ocho consejos nutricionales para sobrevivir a la Navidad

Navidad es casi un sinónimo de comer sabroso y en abundancia. Al menos en lo que se refiere a las tradiciones bolivianas es difícil imaginar las fiesta de fin de año sin una poderosa picana, un pollo relleno o el cada vez más común pavo en la cena de media noche. Esto sin tomar en cuenta la infinidad de bebidas que se degustan en la víspera.
Si bien estas costumbres gastronómicas forman parte de nuestra cultura, no debemos olvidar que estos descuidos navideños son relevantes para la salud, sobre todo para la cardiovascular, ya que si no se cuida lo que se come, el organismo puede enfrentarse a aumentos de colesterol, subidas de la tensión arterial y una ganancia en kilos nada saludable.

El experto en nutrición Eduardo Gónzalez Zorzano nos recuerda que a estas alturas ya no es válida aquella frase de «una vez al año, no hace daño». Seamos sinceros, tampoco nos cuidamos el resto del año. Por tal motivo a continuación el especialista nos brinda 10 consejos nutricionales para «sobrevivir» esta navidad y, quién sabe, también el año nuevo.


1. También en Navidad, realizar cinco comidas al día. Desayuno, almuerzo a media mañana, comida, merienda y cena. Los expertos recomiendan esta rutina alimenticia porque evita dejar pasar mucho tiempo entre comidas, lo que disminuye la ansiedad por la comida y previene el 'picoteo' entre horas. Además, un buen desayuno aumenta el rendimiento físico e intelectual. 

2. Optar por la cocina saludable. Con el fin de compensar las frituras y salsas tradicionales, para el resto de comidas de estos días, mejor cocinar al vapor, al horno o a la plancha. Si es posible, se deben disminuir los platos con grasas saturadas (presentes en carnes, embutidos y productos de pastelería) y optar por el aceite de oliva y el pescado azul, por sus propiedades cardiosaludables. 
3. Si hay que cocinar, no picar mientras se hace. Si esto no se puede evitar, conviene tener a mano fruta de temporada, que hidratará y saciará. También se pueden tomar frutos secos como las almendras, muy típicas en esta época y ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes; poseen demostrados beneficios cardiosaludables, y tienen la propiedad de saciar por lo que ayudan a evitar que se coman otros alimentos más calóricos 

4. Recordar comer frutas, verduras y hortalizas. Al menos, los días en los que no haya celebraciones con amigos, familiares o compañeros de trabajo, se deben equilibrar los excesos con frutas y verduras, así como alimentos ricos en hidratos de carbono. Su fibra regula el tránsito intestinal y controla los niveles de colesterol. 

5. Dejar la sal en el salero. La sal provoca retención de líquidos, además de aumentar el riesgo de hipertensión. Para no restar sabor a las comidas, se puede sustituir por apio, especias o hierbas aromáticas. También se deben evitar los alimentos precocinados y en conserva o enlatados, por su alto contenido en sal. 

6. ¡Alerta con los dulces! Los turrones, mazapanes y bombones son tan tentadores como calóricos, y además, son una de las comidas que más a la vista están estos días. Por eso, conviene disfrutarlos sin excesos. Para conseguirlo, compartirlos con los compañeros de mesa es una buena fórmula. 

7. No agüar la fiesta con el alcohol. Los vinos, el champán, las copas y los licores riegan los eventos navideños, pero abusar del alcohol puede provocar a corto plazo la temida resaca, además de que supone una ingesta de calorías vacías e inútiles. Si se intercala entre las tomas algo de agua con gas o limón, se evitarán los dolores de cabeza del día posterior. Otro truco es reservar el champán y el cava para el momento del brindis. 

8. Intentar beber al menos ocho vasos de agua al día. Se trata de un hábito muy beneficioso que se debe mantener en Navidad, pues el agua facilita tránsito intestinal e hidrata del organismo. También se pueden ingerir infusiones, sopas y zumos naturales, pero evitar, en la medida de lo posible, los refrescos.

Revista Impulso #7 - Todo lo que te interesa